EcoAfrik
instituto

 

Aunque algunas míticas expediciones de los siglos XIX y XX ya recorrieron estas costas y recogieron invertebrados en sus fondos, muy poco se conoce actualmente sobre la biodiversidad, distribución y composición del bentos de la plataforma y talud del noroeste de África, una de las áreas más productivas de los océanos mundiales y en las que se desarrollan importantes pesquerías internacionales. Este desconocimiento es aún más dramático en el caso de las aguas profundas, que acogen algunos de los ecosistemas de mayor diversidad y más vulnerables del Planeta y hacia las que se desplazan lentamente las flotas pesqueras. Desde 2004 los buques oceanográficos Vizconde Eza y Dr. Fridtjof Nansen han llevado a cabo 12 campañas de investigación en la zona bajo la influencia de la Corriente Marina de Canarias (Región CCLME) entre cuyos objetivos se ha encontrado el estudio del epibentos. Los resultados de estas campañas van a ofrecer una primera visión global sobre la biodiversidad de los ecosistemas bentónicos que ocupan los fondos de la costa noroccidental africana.

UN POCO DE HISTORIA
Desde que en 1878 el Challenger visitara las costas del noroeste de África, numerosas expediciones cómo las del Travailleur y Talisman, la Valdivia, las de los buques del Príncipe Alberto de Mónaco, Princesse Alice I y II e Hirondelle II, y las del Michael Sars y Discovery, entre otras muchas, han recogido peces e invertebrados marinos en estos fondos. A partir de la mitad del siglo XX, a estas míticas expediciones se fueron añadiendo otras que, como las del Atlantide o la Calypso, recorrieron las costas del Golfo de Guinea, las Islas de Cabo Verde y las Canarias, o que como las campañas holandesas CANCAP y la francesa Balgim-84, en época más reciente, han muestreado en estas aguas buscando todas ellas ampliar los conocimientos faunísticos, biogeográficos y eco-sistémicos de la región.


Leer Artículo Completo

 

 

 

mapa